Moxibustión

MoxibustiónLa Moxibustión es una técnica de la Medicina Tradicional China (MTC) que utiliza el calor de la artemisa o hierba de San Juan que posee aceites esenciales, taninos, vitamina ABC y D, además de potasiohierro y magnesio, para sanar en forma de “puro” llamada Moxa. En incandescencia alcanza los 500 y 600 grados centígrados. Es un calor seco de gran calidad terapéutica cuando se aplica sobre los puntos de acupuntura (sin llegar a rozar la piel), meridianos y zonas. Así se suma las propiedades del punto de acupuntura con las propiedades del calor.

La moxibustión se basa en el calor que aplicado sobre el cuerpo activa la circulación de la sangre y oxigena la zona tratada. En general mejora la calidad de vida del paciente y su sensación de bienestar.

Las aplicaciones de la moxibustión son numerosas, entre ellas destacan las siguientes:

  • Dolores articulares como la artrosis o la artritis.
  • Dolencias originadas por el frío, como la rigidez lumbar.
  • Problemas de tipo menstrual regulación, amenorrea e infertilidad (hombres y mujeres).
  • Situaciones de estrés.
  • Regula el sistema digestivo: indicado en la anemia, diarrea y pérdida de apetito.
  • Mayor producción de glóbulos blancos y hemoglobina.
  • Mejora de problemas circulatorios, varices.
  • Cansancio y bajo deseo sexual.
  • Vértigo, enuresis, prolapsos, las metrorragias, la debilidad, etc.

Usos de la moxibustión

La moxibustión tiene la propiedad de calentar los meridianos, dispersar el frío y la humedad. También favorece y regula el flujo de la circulación de la sangre y de la energía.

Por todo ello, es eficaz para mejorar el sistema inmunitario, es analgésica y antiinflamatoria en los dolores reumáticos, es desintoxicante, y regula el metabolismo y el aparato digestivo. En la antigüedad utilizaban la moxibustión para fortalecer la salud y prevenir las enfermedades.

Moxibustión con puro de moxa

Con todo, la forma más usada de la artemisa es aquella en que se enrolla como un puro. El puro se enciende y se aproxima a la piel, a una distancia de unos 3 centímetros aproximadamente, durante 3 a 5 minutos. Se va calentando suavemente para que el calor penetre en la profundidad antes de que el paciente sienta el dolor de quemazón. Este es el método más recomendable.

Contraindicaciones:

  • En algunos casos de estados febriles, no se debe añadir calor al cuerpo.
  • En la proximidad de órganos sensoriales como los ojos, oídos o boca, ni cerca de membranas mucosas como la nariz o el ano.
  • La moxibustión directa no se debe realizar en zonas como la cara o los pechos, o cerca de arterias importantes.
  • En pacientes con cardiopatías.
  • En el abdomen de mujeres embarazadas.
  • En los casos que existe una piel ulcerada o en zonas que en el momento del tratamiento estén inflamadas.
  • Evitar someterse a este tratamiento con personas que no sean profesionales o expertos en esta técnica.

Moxibustión durante el embarazo; recolocación del feto

Esta técnica se está recomendado mucho en los últimos tiempos en algunos casos para mujeres embarazadas. Se realiza en el tercer trimestre del embarazo en las gestantes que tienen el feto colocado de nalgas. Mediante esta técnica lo que se intenta es que el feto se coloque en presentación cefálica, es decir de cabeza, para que el parto sea por vía vaginal. Alrededor de un 3% de embarazadas llegan al final de su embarazo con el feto colocado de nalgas lo que hace necesario una cesárea.

Mediante la utilización de esta técnica se consigue que el feto se dé la vuelta y se coloque en la posición adecuada para el parto. Este método se puede llevar a cabo durante la semana 32 a 35 de embarazo.

Profesionales en esta disciplina:

  • Paqui Samblás

One thought on “Moxibustión

  1. Me hace muy feliz saber que tu trabajo hace sentir bien a tantas personas..
    De verdad que vale la pena sacar el ratito para leer tu página.
    Saludos Paqui!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
¿Tienes web o blog?